Videojuegos de baloncesto (I): Los ochenta

Pues eso, como decía ayer, ante las pocas noticias que hay estos días, y aprovechando el inminente lanzamiento de la nueva hornada de videojuegos de baloncesto, empiezo aquí una breve serie de artículos dedicados a los más jugones de entre nosotros, en los que intentaré repasar lo más granado de la producción videojueguil baloncestística de las tres últimas décadas. Cada artículo hará un repaso de lo más destacado de la década, para acabar eligiendo el que para un humilde servidor es el mejor juego de esos años… además de los pestiños y rarezas más destacables de esa época. Para quienes recuerden con añoranza el Fernando Martín Basket Master, para los que no se crean que no todo ha sido siempre NBA Live o 2K, para los que han sufrido en sus carnes el ACB Basket Manager, para los que se lo pasaron teta jugando al Lakers vs Celtics… ahí va un repaso a los mejores (y no tan mejores) videojuegos de baloncesto de todos los tiempos.

Empezaremos, como tantas otras cosas, en los años ochenta. La incipiente “era de los ordenadores”, en la que todo hijo de vecino empezaba a tener uno en casa, se combinó con la eclosión del baloncesto como segundo deporte nacional a partir de la gloriosa final de 1984, dando pie a unos cuantos títulos de mayor o menor valía… y uniformemente casposos desde un punto de vista estético, pero es lo que tenían los píxeles de entonces (y por cierto, pido por adelantado disculpas por la calidad de algunas imágenes, pero no es precisamente fácil encontrar material gráficos de algunas cosas…). La cosecha de los años ochenta alternaba juegos basados en el cinco contra cinco con juegos en los que tenías que jugar uno contra uno, y ya aprovechaba el tirón de las celebridades de la época para intentar engatusar a los compradores con productos que en ocasiones no eran tan buenos como se pretendía. Veamos qué es lo más destacado de aquellos lejanos años…

Double Dribble (1986)

Double Dribble

Nacido, como tantos otros títulos, como juego de recreativa, Double Dribble gozó de una gran popularidad tanto en su versión “de salón” como en las posteriores adaptaciones que se hicieron en NES (1987), Commodore, Amiga y PC (1990) y Game Boy (1991). La versión de recreativa, obra de Konami, además de tener puntos calientes en los que era casi imposible fallar un tiro, era de aquellas máquinas que iban por tiempo y tenías que meter más dinero para poder seguir jugando. Entre sus particularidades (además de contar con el himno norteamericano) se pueden contar el uso limitado de sonido digitalizado y alguna que otra minisecuencia independiente. 

doubledribble1

Reconozco que sólo pude probar la versión de recreativa del juego, que resultaba frustrante por lo poco que duraban los partidos, pero es un juego entrañable. Por cierto que, para los nostálgicos, el juego está disponible en la consola virtual de Wii…

Magic Johnson’s Basketball (1989)

Magic_Johnson's_Basketball

Sí, el amigo Johnson tuvo su propio juego en los tiempos de la CGA, un título que apareció para casi todos los ordenadores de la época y que ofrecía la posibilidad de jugar partidos de dos contra dos jugadores. En la versión para Commodore el color del parquet recordaba a algo más escatológico, pero el juego tenía unos cuantos defectillos… aunque también alguna que otra idea interesante: por ejemplo, es el único juego que recuerdo en el que se pudiera hacer añicos el tablero. Y si no, a las pruebas me remito:

tableroroto

Pese a que el juego nunca fue una maravilla (ni mucho menos), por increíble que parezca fue lo bastante popular como para ganarse un disco de expansión, que llevaría por título Magic Johnson’s Basketball: MVP College Data Disk… y que no sé si llegó hasta estos lares. Por suerte, porque visto el original, no sé qué podría habernos deparado esa “expansión”. 

One on One (1983-1988)

JordanVsBird

La breve pero interesante saga de los One on One nos descubrió a todos que se podían hacer cosas muy interesantes pese a las limitaciones técnicas de los ochenta. Dos fueron los títulos que publicó EA (sí, amigos, ya por entonces se dedicaba al baloncesto), el Jordan vs Bird y el Dr. J. vs Larry Bird. Si bien este último no llegó a publicarse en nuestro país, el primero sí que lo hizo… y se convirtió de inmediato en una referencia en todas sus versiones (Commodore, PC, MegaDrive y NES). De nuevo nos encontramos con un formato de uno contra uno, pero en este caso con una perspectiva cuasi-cenital a media cancha, que resultaba ideal para disfrutar de lo lindo con los unos contra uno que libraban el “Pájaro” y “Air” Jordan. Bird era la elección evidente si lo que te iban eran los triples y Jordan el que cogías si querías pegarte mates a cuál más espectacular, pero fuera cual fuera tu elección, el juego era una gozada. Para empezar, la animación era algo que no se había visto jamás:

Sí, hoy en día parecen cartones en movimiento… pero creedme, en aquellos tiempos era la bomba. Pero la cosa no terminaba allí, ni mucho menos. Además de los partidos uno contra uno, el juego también incluía la posibilidad de participar en el concurso de mates o de triples. En el primero, sólo podías seleccionar de una lista de mates cerrada, que luego debías ejecutar (con Jordan, clar0) apretando una serie de botones en los momentos adecuados. La cosa podía llegar a ser complicada… pero cuando te salía bien un windmill, era una auténtica gozada. 

803_0

En el caso de los triples, nos poníamos en la piel del bueno de Bird, que era casi tan bueno en el juego como en la vida real. El objetivo era meter el máximo de puntos… y en ocasiones podías llegar a meter todos los balones de los carros, en cuyo caso el grado de satisfacción alcanzaba nuevas cotas. Eso sí, requería afinar mucho en la tecla de disparo… 

El juego sólo tenía un pero: uno se preguntaba por qué no habían incluido a Magic Johnson en el título…

El pestiño

Drazen Petrovic Basket (1989)

 

DrazenPetrovic_Front

Pero no eran los jugadores NBA los únicos que tenían sus propios títulos de baloncesto, y en 1989, Topo Soft nos regaló Drazen Petrovic Basket, usando al Genio de Sibenik como excusa para ofrecernos un título con perspectiva totalmente cenital a media cancha, en el cual el objetivo real no era jugar a baloncesto, sino evitar volverse loco ante el cúmulo de sprites irreconocibles que pululaban por la pantalla. Sí, por desgracia el juego no estaba al nivel del jugador cuyo nombre usaba a título promocional, y pasó bastante desapercibido, pese a haber generado mucha expectación (aún recuerdo el reportaje que le dedicaron en una Micromanía poco antes de salir).  

La rareza

All-Pro Basketball (1989)

All-Pro_Basketball_Cover

En los ochenta lo de hacerse con licencias oficiales, fuera del deporte que fuera, no se llevaba demasiado. Eso no era óbice para que los creadores no hicieran un increíble ejercicio de imaginación y nos ofrecieran títulos “inspirados” en la realidad. Ese es el caso del All-Pro Basketball (conocido en Japón como Zenbei!! Pro Basketball), un juego cuya portada ya anunciaba lo que nos encontraríamos en el interior: allí aparecían dos émulos de Kevin Duckworth y Kareem Abdul-Jabbar disputando un balón. Pero a poco que se fijara uno, pronto veía cosas raras. ¿Por qué Kareem iba vestido de azul cielo? ¿Y por qué en su camiseta ponía “L.A. Breakers”? ¡¿Qué estaba pasando?!

Efectivamente, el juego estaba “inspirado” en la vida real, pero había modificado los nombres de jugadores y equipos para que no infringieran la ley. El listado de equipos con los que podías jugar tenían nombres que oscilaban entre lo disimulado (Boston Redcoats en vez de Celtics, Dallas Stallions en lugar de Mavericks…) y lo descarado: inolvidables son, además de esos impagables Los Angeles Breakers, los New York Slicks (que no Knicks) y los Seattle Sonics (que no Supersonics). ¡Tremendo!

Foto+All-Pro+Basketball

Por lo demás, el juego destacaba por su gran variedad de opciones de juego: podías jugar tú solo contra el ordenador, tú contra otro jugador humano o incluso tú con otro jugador huano contra el ordenador, en un 2 contra dos. Incluso tenía un extraño modo de juego que simplemente te permitia ver un partido, sin participar para nada en él (¿qué podría llevarte a hacer algo así cuando puedes jugar…?). El juego tenía una perspectiva pseudo-cenital que abarcaba la mitad de la cancha, y cuando el balón cambiaba de pista había un fundido en negro para representar la transición, y luego seguía el juego en el mismo sentido vertical. Un pequeño vídeo para ilustrar tan extraño interfaz:

El juego también incluía pequeñas animaciones de los mates… pero con estas particularidades, es comprensible que no pasara precisamente a la historia de los videojuegos… 

La joya de la corona

Fernando Martín Basket Master (1987)

fernandomartin

Pero si un título sobresale por encima de todos en la década, ese es sin duda Fernando Martín Basket Master. Título deudor de una tradición de juegos que parecían requerir del nombre de algún famoso para tener tirón comercial (Emilio Butragueño Fútbol, Aspar GP Master…), el juego publicado por la legendaria Dinamic apareció para Commodore, Spectrum, Amstrad… ¡e incluso tuvo una versión para PC, allá por 1990! Y más allá de sus carencias técnicas, se convirtió automáticamente en favorito de todos los aficionados por gozar de un carisma especial… hasta convertirse hoy en día en auténtico objeto de culto.

fmartinscreenshot2

El juego te permitía enfrentarte al mismísimo Fernando Martín, por aquellos tiempos ya todo un icono del baloncesto español, en un partido de dos partes de cinco minutos. La verdad es que para la época no estaba mal la variedad de acciones que permitía: tiros de dos y de tres, mates (inevitablemente repetidos y ampliados, lo que provocaba la invasión de píxeles descomunales en pantalla), tapones, robos… sí, la verdad es que se podían hacer muchas cosas… incluso cosas reprobables. Pronto, los jugones que querían acabarse el juego y les costaba hacerlo contra un Fernando Martín que era muy duro en el nivel de mayor dificultad, descubrieron que se podían forzar faltas en ataque cuando el rival entraba a machacar, y hubo muchos que se terminaron el juego forzando la expulsión por faltas del bueno de Fernando…

fmartinscreenshot

Gráficamente, como veis por las imágenes, no era ninguna maravilla, y los movimientos eran un tanto bruscos, pero tampoco se podía pedir mucho más a un producto español de la época, en la que lo de jugar con más de cuatro colores estaba complicado. Y qué demonios, cualquier fan del baloncesto suplía sus carencias técnicas con mucha imaginación. Y luego está esa magnífica ilustración de portada, claro… Sin duda, un clásico que nunca pasará de moda. He aquí una muestra del juego en movimiento (emulado en PC):

Eso es más o menos lo que dio de sí la época de los ochenta en cuanto a videojuegos de baloncesto (y si hay alguna omisión importante que alguien recuerdo, avisad). Pronto, la década de los noventa, que resultó mucho más fructífera en cantidad (y calidad) de títulos gracias a los avances técnicos, y en la que ya nacieron algunas de las sagas que dominan el panorama hoy en día. ¡Permanezcan en sintonía!

4 respuestas a Videojuegos de baloncesto (I): Los ochenta

  1. Kike dice:

    E N O R M E este post

  2. Demons dice:

    Hombre.. a mí esta generación de juegos, me queda un poco lejos (nací en el 88).. Pero espero ansioso el artículo de la generación del 90.
    Aún me acuerdo cuando me echaba mis partidillos en la NASA (la videoconsola parecida a la nintendo, pero que no era nintendo :S).. Me acuerdo que cuando hacías un mate, te salía una animación por fotogramas del jugador ahí de forma espectacular…

    Que recuerdos.

  3. Fes dice:

    Gran post Pistolero!!! Que años los de los 8 y 16 bits…….
    Aún recuerdo las viciadas al Fernando Martin, esos reversos y el famoso truquillo de las 5 faltas! Como me gustaba enchufar triples y creo recordar que los mates variaban en función de las teclas que apretabas en el momento del salto…
    Del resto solo jugué al Petrovic (un truñaco…), siemrpe con mi Spectrum 48k!!!
    Aún así, el priemr juego de basket, al que jugué era de esos piratillas que tenía metidos en una cinta de cassette BASF junto a 200 juegos más (piratas desde la infancia, así va el pasi) y que se llamaba “baloncesto”: Tremendo! Fondo blanco, dos palitos (uno rojo y otro azul) eran los jugadores, una tecla para saltar y tirar y 2 más de desplazamiento izquierda-derecha. Podías taponar y todo!!! Menuda frikada y que tiempos!!!
    Métele caña a la parte de los 90 (ese Celtics-Lakers)!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: